Create a page not linked from an existing page

De FamilySearch Wiki
Saltar a: navegación, buscar

                                                     El Hombre de Jalisco

                            Testimonio de mi hija Natalie referente a la Indexaciòn


Al termino de una charla fogonera de historia familiar el día seis de diciembre del año 2009 el Presidente Antero Monzon, presidente de la Estaca Capiata me entrevisto para extenderme el llamamiento de Directora del Centro de Extracción de Registros Familiares.

Para poder comprender lo que tendría lugar en los días posteriores a este llamamiento, se hace imperativo ubicarnos en el marco histórico de aquellos días. En las semanas previas a dicha entrevista me había sentido extremadamente abrumada por las múltiples responsabilidades que tenia, una de las cuales siendo las responsabilidades propias de mi llamamiento como consejera de bienestar de la Sociedad de Socorro de la estaca.

El día 27 de noviembre se llevaría a cabo la clausura de la Sociedad de Socorro y ese año en particular, nos habíamos concentrado en preparar a las familias, para que pudieran ser autosuficientes, que las mismas pudieran tener el conocimiento de como producir, con los materiales que tenían a su alrededor, todo producto de uso diario en sus hogares.

Este proyecto en cuestión requirió una cuantiosa inversión de tiempo y energías. Se aproximaba la clausura y aun había mucho trabajo por realizar. Me sentía completamente abrumada bajo el peso de todo lo que tenia por delante. Una noche no pude conciliar el sueño pensando en todo lo que faltaba y me levante en medio de la noche rogando a nuestro Padre Celestial que por favor me ayudara a encontrar la forma de poder cumplir con todo lo que se esperaba de mi.

Al día siguiente, sintiéndome extremadamente cansada por haber pasado una noche en vela, recibí un mensaje en mi teléfono celular del Presidente de Estaca, pidiendo una entrevista conmigo ese mismo día para las seis de la tarde. Un horrible pensamiento cruzo por mi mente y pensé que seria relevada de la Sociedad de Socorro después de haber trabajado tanto en lo que seria la clausura. Pensé para mi “Padre Celestial yo no quería mi relevo solo quería que me ayudaras a encontrar la forma de poder cumplir con todo lo que tenia por delante y me atemorice pensando que le había fallado a mi Padre Celestial, que el se hallaba molesto conmigo por haber expresado el cansancio que sentía y que seria relevada. Con ese pensamiento fui a mi entrevista con el Presidente de Estaca.

El me recibió con el cariño de siempre y comenzó a hacerme una serie de preguntas, me sentí por un momento como en una entrevista para una recomendación para el templo y no sabia porque me hacia tantas preguntas, ¿por que simplemente no me relevaba?. Entonces surgió la frase “Hermana queremos llamar a su padre como Director del Centro de Historia Familiar (que bien pensé) y a Ud. como consultora. (mi mente quedo en blanco) El presidente continuo diciendo: esto implica que tendrá que prestar servicio en Historia Familiar veinte horas semanales. ¿Acepta Ud. Creo que mi rostro en ese momento esbozaba una gran sonrisa, no se que habrá pensado el Presidente Monzon, Trate de proyectar una imagen de seriedad pero en mi interior solo quería reír , recuerdo que pensé: “Padre, que gracioso, justo anoche ore para pedir ayuda para saber como cumplir con mis responsabilidades ya existentes. Esta no es precisamente la solución que yo me habría imaginado. ¿Donde voy a encontrar veinte horas semanales?. No pude menos que reír ante tal situación. Siempre dije que creía que nuestro Padre Celestial tenia sentido de humor y ahora lo estaba comprobando. Acepte el desafió, sabiendo que contaría con la ayuda de mi padre para lograrlo.

El tiempo paso, llevamos a cabo la clausura de la Sociedad de Socorro y yo todavía seguía sin encontrar la forma de reorganizar mi horario de trabajo de tal forma a contar con 20 horas semanales libres para poder ayudar a mi padre en Historia Familiar.

El seis de diciembre fue la primera charla fogonera de Historia Familiar con mi padre como Director del Centro de Historia Familiar y al termino de la charla el presidente de Estaca me invito a su oficina junto con mi padre y me relevaron como consultora de Historia Familiar para llamarme como Directora del Centro de Extracción de Registros Familiares El Presidente de Estaca y mi padre me hablaron de las expectativas de la estaca y de como el Centro de Indexación debía tener su propio horario de atención, en horarios diferentes a los Centro de Historia Familiar. Acepte el nuevo desafió sin saber aun como encontraría esas veinte horas semanales.

La primera semana paso y el centro seguía sin abrir sus puertas. Comenzó una segunda semana sin mayores novedades. Simplemente no hallaba la forma de acomodar mi horario de trabajo, cuando una noche de esa misma semana tuve un sueño que redireccionaría mis prioridades. En el sueño yo estaba en un cuarto con otras personas en el, pero me hallaba en un rincón apartado del mismo, cuando repentinamente se abre la puerta del cuarto en el que nos encontrábamos y un hombre de grandes proporciones y de tez tostada por el sol, entra en el mismo y pregunta en alta voz ¿DONDE ESTA?. ¿Donde esta la hermana Slater? Hemos venido de Jalisco y no la hemos hallado. Ella fue llamada para servir en el centro, fuimos hasta allá y no la encontramos. ¿DONDE ESTA? ¿DONDE ESTA? resonaba su voz tal cual un eco en mis oídos.


Entonces desperté del sueño y supe con todo mi ser que ese hermano de Jalisco ya había pasado al otro lado del velo y que al igual que muchos otros que habían fallecido dependían de mi, que me necesitaban y que debía abrir ese centro sin demorar mas. A la semana entrante un lunes 21 de Diciembre abrí el centro y comencé la labor de indexación. Hasta ese momento yo no sabia lo que era la indexación, aun debía aprender y cual no seria mi sorpresa al descubrir que los lotes de mayor prioridad de aquel entonces y en los que debíamos trabajar correspondían a los censos del año 1930 de Jalisco, México.

Mis hermanos de Jalisco me aguardaban. Indexe con un sentimiento solemne cada uno de esos nombres sin saber cual de ellos correspondería a aquel hermano que una noche me visitó y me enseño que la indexación no es una labor rutinaria consistente simplemente en la transcripción de datos a una computadora. Que no se trataba tan solo de nombres o números en un formulario sino que eran personas cada una de las cuales con una historia que contar, personas cuyos espíritus aun viven, que nos conocen en forma individual, que entienden mejor que nosotros la obra que tenemos por delante y que están aguardando a que nosotros, sobre la tierra, hagamos la obra por ellos. Se sin ninguna duda, que estos espíritus nos acompañan en nuestra labor, hemos sentido su presencia en muchas oportunidades y sabemos que no estamos solos en esta obra. Cuando me siento frustrada porque no puedo entender la caligrafiá de un lote y me digo a mi misma, lo haré mas tarde, entonces recuerdo a aquel hermano de Jalisco, cuyo nombre algún día conoceré y me imagino a los espíritus por los que estoy indexando diciendo: No te rindas, por favor sigue, mi nombre es el que sigue.

Doy gracias al Señor por este llamamiento, lo amo y disfruto cada día en el. He sentido las bendiciones espirituales y temporales en mi vida como resultado de este llamamiento y el gozo de saber que fui de utilidad para alguien, que en verdad me necesitaba y que dependía de mi.