Emigración de Durango, México

De FamilySearch Wiki
(Redirigido desde «Durango: Emigración»)
Saltar a: navegación, buscar

México Gotoarrow.png Durango

Migrantes Duranguenses a través del tiempo

A través de los años, en diferentes épocas, en diferentes lugares, el viaje de los migrantes empieza con retos, desafíos, amenazas. Pero también empieza con sueños, con anhelos, con la esperanza de una vida diferente, de una vida mejor que la que hasta ahora han vivido.
Es con el sacrificio y esfuerzo de muchos de nuestros hermanos migrantes que nuestras comunidades, pueblos y ciudades se van transformando. Y esto no es un asunto solo del tan traído y llevado tema de las remesas, al que tanta difusión se le ha dado últimamente. Esta transformación de la que hablamos no solo ha sido física, o de apariencia material. Ha sido y está siendo más profunda, más trascendente. Pero sobre todo está siendo determinante para el futuro de nuestras comunidades.
Esta investigación ha sido elaborada con el apoyo de fuentes primarias, documentos que han sido localizados en archivos oficiales y parroquiales. También ha sido muy valiosa la historia oral que hemos recibido tanto de testigos directos de los acontecimientos, así como de terceras personas que con sus experiencia le han dado “vida” a esta investigación.
En esta ocasión haremos referencia de un pequeño pueblo llamado Tierra Prieta, en el municipio de Rodeo. Esta población que paso a formar parte del recién creado municipio de Rodeo, Durango., según el parte oficial del 1 de Febrero de 1859. El Diccionario Geográfico, Histórico y Biográfico de Don Antonio Garcia Cubas menciona su existencia en 1891 como “Rancho de la municipalidad de Rodeo, partido de San Juan del Rio, Estado de Durango”
Muchos de sus antiguos pobladores se encuentran entre los primeros migrantes Duranguenses que viajaron a los Estados Unidos en busca de una mejor vida. Posteriormente otros de sus habitantes se fueron huyendo de los estragos de la revolución Mexicana para salvaguardar sus vidas. En aquel tiempo la ruta migrante para muchos de los Duranguenses era a través del “Paso del Norte” actualmente Ciudad Juárez, Chihuahua. Uno de los destinos favoritos de estos migrantes era el estado California y particularmente la ciudad de Los Ángeles.
Al terminar la revolución Mexicana, algunos de estos migrantes que se habían ido a los Estados Unidos regresaron a Tierra Prieta y decidieron cambiarle el nombre a “Los Ángeles” en honor de aquella ciudad en California que los había recibido y les había proporcionado lo necesario para salir adelante en épocas difíciles de la historia de nuestro país. Este cambio no fue del todo aceptado en un principio pero finalmente y con un poco de tiempo se llego al consenso entre todos los habitantes para que el cambio de nombre fuera posible. Se hicieron las largas y burocráticas gestiones ante los tres niveles de gobierno y esta larga espera hizo pensar en más de una ocasión a los promotores de esta idea que quizá debía abandonar su proyecto. Finalmente el cambio fue autorizado. Ya para el año 1970, el IX censo de población y vivienda de los Estados Unidos Mexicanos menciona el nombre de la población como Los Ángeles y no Tierra Prieta como aun se le conocía en algunos lugares. Uno de los principales temores de los habitantes de Los Ángeles era que con el cambio de nombre también se cambiaran o se perdieran las tradiciones y costumbres de la población Duranguense. Algo que afortunadamente no sucedió ya que continúo la tradición de las fiestas patronales, las cuales se celebran el 2 de Agosto, día de Nuestra Señora de los Ángeles, que además coincide con la fundación del ejido Rodeo, perteneciente al mismo municipio. Se siguió disfrutando le la tradicional comida típica, así como el gusto por el “mitote” y cuanto festejo tuviera a bien llevarse a cabo. La excelente costumbre de mostrar respeto y consideración por las personas mayores continúo siendo un imperativo entre los habitantes de Los Ángeles. Para muchos de estos primeros migrantes Duranguenses era un asunto muy serio el hecho de regresar al pueblo cada vez que fuera posible para convivir con la familia y pedir consejo a “la gente mayor”. El cambio de nombre también trajo un cambio de actitud, algunos de estos primeros migrantes Duranguenses empezaron a ir y venir más frecuentemente. Los viajes entre ambas ciudades del mismo nombre trajeron a la comunidad Duranguense además de los recursos para ir haciendo mejoras materiales, cambios en la cultura y la forma de hacer las cosas. Para muchos de estos migrantes se abrió repentinamente la posibilidad de una libertad económica. Sus ahorros les permitía ahora abrir un pequeño negocio o ir a la escuela, al mismo tiempo que enviaban dinero a sus familias y a su comunidad. Para muchos de ellos esta fue la época en la que pudieron adquirir su primer automóvil, sus primeros electrodomésticos, sus primeros muebles para el hogar. Los documentos históricos que consultamos nos hablan de los acontecimientos más significativos en la vida de estos primeros migrantes Duranguenses como el bautismo de los ahijados, la boda de los hijos, las quinceañeras de la familia, los sepelios de los seres queridos, y muchos más. Estos mismos documentos e historias nos permiten apreciar como la familia y la comunidad siguió siendo el epicentro en la vida de los Angelinos a pesar de las grandes distancias que los separan.

García, Cubas A. Diccionario Geográfico, Histórico Y Biográfico De Los Estados Unidos Mexicanos. México: Antigua Impr. de Murguia, 1888. Print.

Ix [i.e. Noveno] Censo General De Población, 1970, 28 De Enero De 1970: Localidades Por Entidad Federativa Y Municipio Con Algunas Características De Su Población Y Vivienda. México: La Dirección General, 1973. Print.