Registros originales

De FamilySearch Wiki
Saltar a: navegación, buscar

Registros originales

Estos a menudo se encuentran copiados en microfilme,  que por lo general se escribieron a mano en la lengua materna de las personas.

Es importante recordar que los documentos originales se escribieron en el idioma del país donde vivió su antepasado. En hispanoamérica, la mayoría de los registros están escritos en castellano; la mayoría de los registros brasileños están escritos en portugués. Y tanto en los registros de los países hispánicos como en los de Brasil a veces figuran términos en latín. En algunos casos, los registros que llevaron grupos de inmigrantes se escribieron en el idioma de ellos, como, por ejemplo, alemán, holandés o italiano.

La escritura a mano de los registros originales no siempre es fácil de leer. Con la experiencia que adquiera en la investigación de esos registros, aumentará su capacidad para comprender el lenguaje y para leer la escritura de los registros originales.

Archivos e iglesias locales. La mayoría de los documentos originales que usted necesitará se encuentran guardados en archivos nacionales, estatales, parroquiales y locales de América Latina. Aun cuando la Biblioteca de Historia Familiar tiene muchos registros en microfilme, hay registros que existen únicamente en los mencionados archivos.
Bibliotecas locales. Puede ser que bibliotecas públicas, bibliotecas universitarias y otras bibliotecas de investigación hayan publicado fuentes de información para la investigación genealógica de América Latina.
Investigadores genealógicos profesionales. Otro recurso del que podría valerse es el contratar a un investigador genealógico particular para que le busque los registros que necesite. Hay investigadores genealógicos que se especializan en registros de Latinoamérica.

Su investigación será más satisfactoria y más eficaz si va personalmente a la biblioteca o al archivo a examinar los registros. Al buscar los registros o datos de su antepasado, siga los principios que se mencionan a continuación:

Busque los registros originales. Cada vez que sea posible, examine las fuentes originales o las copias de éstas en microfilme en lugar de examinar resúmenes de los documentos originales.
Busque una generación a la vez. No intente unir su familia a otras que tengan el mismo apellido y que hayan vivido más de una generación antes de su antepasado legítimo. Es mucho más fácil comprobar quiénes fueron los padres de una persona que el que una persona sea descendiente de alguna otra persona.
Busque toda la familia de su antepasado. Los registros o datos de cada una de las personas de una familia pueden contener indicios o indicaciones que sirvan para descubrir a otros familiares. En la mayoría de las familias, los hijos nacían a intervalos regulares. Si al parecer hay un tiempo más largo entre dos de los hijos, vuelva a examinar los registros para ver si halla a uno de los hijos que se haya pasado por alto. Tenga en cuenta el buscar en otros registros y en otros lugares el miembro de la familia que falte.
Busque minuciosamente en cada una de las fuentes de información. La información que usted necesite para hallar una persona o para localizar a más antepasados puede ser un detalle pequeño del registro que esté examinando. Asegúrese de advertir y de anotar detalles como, por ejemplo, la ocupación de su antepasado, los nombres de los testigos, de los padrinos, de vecinos, parientes, tutores y otros; y los sitios de los cuales procedían.
Busque en un amplio margen de tiempo. Puede suceder que las fechas que se obtengan de algunas fuentes no sean exactas. Busque y examine registros de varios años antes y de varios años después de la fecha en que usted piense ocurrió un acontecimiento.
Busque índices. Los índices le servirán para localizar los registros que necesite. No obstante, hay que tener en cuenta que muchos índices son incompletos; puede ser que en ellos sólo figure el nombre de la persona determinada acerca de la cual exista un registro y que no figuren los nombres de los padres, ni de los testigos, ni de otras personas. Por otro lado, tenga en cuenta que puede ser que los registros originales se hayan interpretado mal o que se hayan omitido nombres durante la preparación del índice. Nota: La mayoría de los índices de registros parroquiales de América Latina están ordenados por los nombres de pila en lugar de por apellido.

Busque anteriores lugares de residencia. La información sobre lugares de residencia anteriores es de importancia fundamental para que la investigación genealógica tenga buenos resultados. Lo más probable es que los registros o datos de los acontecimientos que tuvieron lugar en las ciudades o pueblos donde su antepasado haya vivido se encuentren en los archivos de esas ciudades. Si examina los registros de todas las ciudades en las que su antepasado haya vivido, es probable que descubra información familiar adicional.
Esté atento a las variaciones de la ortografía de los apellidos. Cuando se hicieron la mayoría de los registros antiguos, la ortografía de nombres y apellidos no siempre era estándar, por lo que es probable que halle un nombre escrito de un modo diferente de como se escribe en la actualidad o escrito de diferentes formas dentro del mismo registro.
Anote lo que busque y lo que halle. Haga copias de la información que halle y lleve apuntes detallados acerca de cada registro que examine. Entre esos apuntes, debe anotar, si cabe hacerlo, el nombre del autor del libro, el título de éste, la localidad, el número de clasificación, la descripción del registro y los resultados de su búsqueda (aun cuando no halle nada).